5 tips para viajar con tablets

Articulo original publicado en Peque Tablet el 16 de julio de 2015

Hoy en día las tablets y los smartphones son parte de nuestra vida. Irnos de vacaciones sin ellos es tan impensable como irnos de vacaciones sin ropa interior limpia, no?

Pues bien, te dejo 5 consejos a tener en cuenta a la hora de las vacaciones.

Leer más »

Anuncios

Más que unas valijas

Pensé que dejar mi casa iba a ser mas fácil. Ya me había mudado un millón de veces incluso crucé del nuevo al viejo continente embarazada de 5 meses. Pero esta vez fue distinto. Esta vez costó como ninguna otra.

Leer más »

Llegamos a Malta

Quiero escribir esto YA, porque no quiero olvidarme pequeños detalles ni dejar enfriar las emociones que tengo adentro. Los días previos a la partida fueron un caos. Dejar el departamento vacío, meter nuestras cosas en cajas y bolsas. Dejar la que fue nuestra casa estos casi tres años. La primer casa de nuestras bestias, la primer casa nuestra como familia (numerosa).

Leer más »

A mover el culo – A mover el culo

Anoche tuve un sueño, bah… una pesadilla. Soñé que me ponía una calza blanca y abajo una tanga roja -algo que desde ya debería estar penalizado por la ley– Salía muy feliz a la calle con mi calza, mi tanga y el culo mas grande que J-Lo en Selena… En mi sueño pasa un auto y un hombre me grita por la ventana: “Pero Qué culo Gladys”. Fin del sueño. Me despierto taquicardica 😉 .

Leer más »

Haciendo la valija

Tantas veces escuché a la gente decir que tener un hijo es un cambio tan grande como irse a vivir a otro país… bueno gente, me voy a tener un hijo a otro país! Cómo sería ese cambio, como irse a vivir a otro planeta? Ya les contaré.

Estoy haciendo la valija… que difícil! que llevar, que no… vamos 4 meses y medio de casi no panza y no tengo idea de cuanto me va a cambiar el cuerpo. Las cosas que me entran hoy no se por cuanto tiempo más me van a entrar. Me voy del verano al invierno y a parir en primavera.

Me estoy probando frenéticamente frente al espejo cada remera, pantalón, pollera y sweater, trato de proyectar una panza de al menos 7 meses a ver si tiene sentido o no llevar eso conmigo. En definitiva, no estoy llevando casi nada! Sólo zapatos – que después de pasar por la guardia obstetrica el sábado pasado y ver pies de elefantes con sandalias encarnadas… tampoco se que sentido tiene llevarlos!

Amigas que han vivido afuera me recomiendan llevarme cosas que me hagan sentir como en casa… cosas como el cucharón de madera de la cocina, algún cuadrito, fundas de almohadones, etc. Pero para sentirme en casa necesito otras cosas. Necesito olor a mate y bizcochitos a la mañana, y a fueguito de asado los domingos. Necesito envasar un poco del caos de la casa: los pasos cortitos y fuertes de mama (y sus tacos) que suben y bajan la escalera unas veinte veces al dia, los ladridos sinsentido de Jaime, mi querido viejito con complejo de rottweiler, los inoportunos vendedores que tocan el timbre cuando todavia sigo en pijama. La dosis diaria de “alerta” y “noticia de ultimo momento” del noticiero que me recuerda que soy argentina las 24 horas.

Por suerte me llevo a mi Gomez con sus 20 kilos de puro amor y compañía peluda, a Totti con tan solo 7 kilos de peluda paz y relajo (ENVIDIABLE) y al autoproclamado, (a falta de titulo oficial de “esposo”) padre de mi futura hija que sabe como hacerme reír incluso cuando estoy llorando.

Ahora que lo pienso un poco más tranquila no va a ser tan terrible, lo más importante viaja conmigo.

Hasta la próxima!
Angeles