El día del viaje llegó

Parlando como viene
Esta es una anécdota que TENGO que relatar… nuestro viaje de Buenos Aires a Roma con perro, gato, guitarra, panza, 4 valijas y la mochila de la cámara de padredemihija (merece ser mencionada por su peso y dimensiones). Es una historia larga… pero no puedo dejar nada de lado.
El viaje comienza un mes antes cuando empezamos los trámites para llevarnos a las bestias sudakas, levantadas de la calle, a las Europas.  El trámite en sí era una búsqueda del tesoro delimitada estrictamente por fechas exactas en las que debíamos ver veterinarios, dar vacunas y certificar papeles en SENASA, así que decidimos no arriesgarnos y darle ese lindísimo trabajo a una veterinaria con experiencia y contactos que hizo todo un mismo día poniendo distintas fechas en cada papelito. La cuestión es que la joda de los animalitos  entre los gastos en trámites, micro chip (si si mis animales tienen microchip, requisito para entrar a Italia), jaulas transportadoras y pasajes, gastamos una fortuna!!!!!!!!!! Padredemihija no estaba muy feliz … pero como dijo mi sabia madre: “ella nunca te mintió respecto a su amor por sus bestias, fue directa desde el principio” así que refunfuñando bajito lo aceptó.
Días antes de viajar descubrimos que Gómez sufre de mareos en movimiento, lo que le causa una terrible salivación… estilo catarata desde la boca. Desesperados, consultando por todos lados que hacer, con miedo a que el perro se deshidrate en 14 horas de movimiento, nos recomiendan darle paratropina y dramamine antes de viajar.
 SALIDA A EZEIZA– partimos en el auto de mamá y un remis cargando todos los bultos, incluyendo al gato. Perro, mamá, hermana, padredemihijay yo en el auto. Mamá tratando de hacer conversación amena pronunció estas palabras que resonaron en mi cabeza todo el vuelo: “qué lindo día para volar!”.
Nota: La paratropina no hizo efectos aun.
Cuando llegamos teníamos que ir a la terminal donde está SENASA que obviamente no era la misma de donde salía nuestro vuelo, sino la que estaba más lejos de ella. Cargando el carrito con las jaulas y las bestias, entramos en ezeiza y ZAAAAZS! Se cae la jaula con el gato, que oportunamente ya había hecho pipi… así que cual efecto centrifugador, el gato se embadurnó en su propio meo y esparció su dominio sobre la jaula del perro y el piso de Ezeiza… lo lindo es que el gatito amoroso viajaba en la cabina con nosotros.
Por desgracia o fortuna, el baño más cerca de SENASA estaba clausurado, así que no podíamos limpiar nada. Pero apareció una señora de limpieza que se compadeció de nosotros y nos prestó todos sus petates para atacar jaulas y bichos. Aquellos que conocen las virtudes del olor a pis de gato sabrán que aun así no fue suficiente, y que el olor persistió (hasta llegados a casa en Italia).
En SENASA (ventana minúscula con un timbre) un señor miró los papeles pero jamás miro las bestias. Podría estar llevándome un yaguareté y un tapir, que al tipo le daba igual. Controló minuciosamente los papelitos y los sellitos, se acordó de hacernos pagar una tasa de aeropuerto… y fin de la historia.
Así que de ahí caminando al ooootro lado de Ezeiza con carritos y animales malolientes.
CHECK IN – salió todo más o menos bien… no tuvimos exceso de equipaje (jua!!!) y nos dieron 4 asientos para los 2, visto que viajábamos con panza y gato a cuestas. Padredemihijase va al baño a lavar al gato (eso mismo, a LAVAR al gato en la bacha del baño) porque el olor era imposible. Y yo me voy a dejar a Gómez por una puertita donde una vez más nadie miró que animal había dentro. Pianté lagrimón a full…
SUBIMOS AL AVION – instalados y casi felices pensábamos “Ya está! Paso lo peor” – ERROR – no podíamos estar más equivocados!! La jaula del gato no entraba debajo de los asientos, así que viajó debajo de nuestros pies. Los intentos de padredemihija en bañar el gato fueron en vano, así que al pobrecito lo cubrimos con una mantita y así viajó Totti, en un efecto submarino de su propio aroma.
Despega el avión y el capitán amablemente se presenta y prosigue a relatar:
“A lo largo de este vuelo sufriremos de algunas turbulencias, pasando de argentina a Brasil atravesaremos la tormenta nosequemongo, a lo ancho del atlántico se cruzan los vientos Xcon el Y creando la tormenta lapu*queteparió. Una vez en África, la tormenta delalora nos hará mover un poco, y llegando a Roma los vientos del norte los hará despedir el desayuno por la nariz.”
TRADUCCION: ajústense los cinturones y disfruten 14 horas de SAMBA … y así fué. Tanto es así que de lo que se movía el avión no podíamos mirar pelis en la pantallita porque te mareaba fijar la vista. Las azafatas sirvieron todas las comidas sin carritos porque era peligroso tenerlos en los pasillos. En un momento padredemihija, que tiene más horas de vuelo que un piloto, entra en pánico… (Mayday mayday!) Yo trato de calmarlo diciéndole que mire a las azafatas, que si ellas están tranquilas nosotros deberíamos estarlo también –otro comentario afortunado – Una hora después teníamos azafatas en pánico corriendo a sentarse, una se sienta en el asiento al lado mío porque no llegaba al suyo y desesperadamente trataba de cerrarse el cinturón de seguridad. En el avión NADIE pronunciaba una palabra, silencio absoluto. Y así llegamos a Roma, una hora después. Nadie habló, nadie lloró, nadie suspiró profundo hasta que la lucecita de abrocharse el cinturón se apagó. En total, debemos haber dormido 1 hora cada uno, y no de corrido.
…Qué lindo día para volar dijo mamá…
ROMA – esperando las valijas, lo único que quería yo era a mi perro. Y nadie sabía decirme por donde retirarlo, hasta que finalmente espere en un lugar y media hora después un señor me abre un portón y veo la jaula de Gómez, que cuando me escucha empieza a mover su cola frenéticamente “tulun tulun” contra el plástico de la jaula… volví a respirar tranquila. En Italia nadie miró a nuestras bestias  ni sus papeles – el yaguareté y el tapir microchipeados entraron tranquilos a Europa.
Por suerte nos esperaban mi suegro y cuñada (con piccola sobri) y nos llevaron directo a nuestra casa, donde los divinos habían hecho la cama, encendido la caldera (un frio de 3 grados afuera) y hasta habían hecho una compra en el super así no teníamos que salir.
Nos desmayamos todos menos Gómez que quería jugar con su pelotita.
en lo de mamá antes de salir…
Anuncios

6 comentarios en “El día del viaje llegó

  1. bueno, que viajecito!pero llegaron al calido hogar en italia! que grosos que los esperaban con la casa en condiciones!ya pasara el tiempo y se reiran de las anecdotas, y meno mal que con tanto baile vos no te descompusiste, nena! a mi, volviendo de chile con panza de 6 meses me paso de atravesar una "zona de trubulencia" muerta de hambre y lance todo!! jajajaja que horror!!besos

    Me gusta

  2. Si, por suerte no me sentí mal. Pero admito que en un punto no me bancaba más el dolor de espalda y me largué a llorar! tanta turbulencia me hizo bolsa el cuello y la zona lumbar… TREMENDO! Mis suegros se pasaron, fue una felicidad llegar a una casita calentita. beso!

    Me gusta

  3. Hola, lei tu post hace pila, y vi mi futuro lejano. El futuro ya llegó. Viajamos en 2 meses. Tengo preguntas practicas de bichos y afines, si tu ocupada doble maternidad te lo permite, podremos charlar via email? Viajamos desde Uruguay, los animales ya tienen su codiciado chip, y estan en proceso de obtener sus papeles firmados. El gato ¿fue contigo o lo mandaste en “cargo”? Tamaño y tipo de jaula…en fin…como verás, dudas existenciales. beso!

    Me gusta

Que pensás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s