Un regalo para tu gato

Haciendo

Halloween me está torturando ¡y todavía falta una semana! Ir al supermercado con mis hijas se convirtió en una misión estratégica para ir evitando las miles de góndolas con chocolates y caramelos de todos los tamaños y colores. Pero la caja… la maldita caja, imposible esquivar la caja y su estrategia de marketing 100% efectiva: un display de todos los huevos y calabazas de chocolate con sorpresas del momento, justo a la altura de la mano y de la visión de mis hijas.  Y ahí… no hay truco que valga, volvemos a casa con un huevo..bah, lo que quedo de él: el “cosito” de plástico que contenía la sorpresa.

Por eso decidí darle vida útil a ese “cosito”. Y se me ocurrió un juguete para gatos hecho a crochet. Super –requetemil– fácil, no tenés excusa, hacéle un regalo a tu gato, o al gato del vecino (leer dato de color al final del post).

Anuncios

Viajar sola con niños – y vivir para contarla.

Madre Amateur

Viajar con niños pequeños es siempre un desafío. Los chicos son como una caja de sorpresas. Nunca sabemos con qué nos van a salir. Las clásicas sorpresas de mis hijas son: caca sorpresa, el vaso de jugo sorpresa que se vuelca sobre la ropa, la rabieta sorpresa desencadenada por (elija su motivo, siempre hay alguno).

En fin, mis hijas nunca dejan de sorprenderme. Por eso, esta vuelta que viajo sola con ellas decidí ir preparada para y contra todo.

Llegamos a Malta

Madre Amateur

Quiero escribir esto YA, porque no quiero olvidarme pequeños detalles ni dejar enfriar las emociones que tengo adentro. Los días previos a la partida fueron un caos. Dejar el departamento vacío, meter nuestras cosas en cajas y bolsas. Dejar la que fue nuestra casa estos casi tres años. La primer casa de nuestras bestias, la primer casa nuestra como familia (numerosa).

La muñeca se cagó

Si lo viera mi abuela!

Tengo dos hijas de menos de dos años y no son gemelas. Así que cambiamos pañales a lo loco. Un promedio de 4 al día a cada pibita, eso seria unos 8 al día, unos 56 a la semana, unos 224 al mes. Si, cambiamos muchos pañales. (no hablemos de cuanto le duele esta situación a nuestro bolsillo porque no quieren saber).

Y como si no fuese suficiente, hija1 esta con ataque maternal y se la pasa limpiándo el culo a su muñeca. Si dejo las toallitas húmedas a la vista me quedo sin en dos minutos. Desde ya que tenemos la muñeca mas limpia del mundo.

El otro día paseando por una juguetería vi unos pañales para muñecas. Los 4 pañales costaban casi lo mismo que un paquete para mis hijas. ME NIEGO ROTUNDAMENTE.

Así que decidí hacerle unos pañales de juguete. creo que quedaron bastante bien. Les muestro un poco el paso a paso, quizás les sirva.

Postino 2 – llantos

Postino

Mis llantos son desatados por las situaciones más absurdas. Este es un ejemplo de unos dias atrás:

 yo – Amore estas siendo un poco malo con el perro ultimamente, siempre lo retás.
él – por lo menos me acuerdo de darle de comer.
yo – porque me decís las cosas así? podrías decírmelo mejor- // LLANTO…

y el llanto siguió por un largo rato, incluso después de que vino a pedirme perdón. Lloré por cansancio, por estrés, por saturación… pero mas que nada por frustración. Porque estoy tan pasada de vuelta que ya ni me doy tiempo para jugar con el perro.

mi hermoso Gomez y su amada pelota

Lo bueno es que el llanto libera, es como abrir un poco la válvula de esta olla de presión que hay en mi cabeza. Y después salimos a pasear y jugamos con el perro.