Llegamos a Malta

Madre Amateur

Quiero escribir esto YA, porque no quiero olvidarme pequeños detalles ni dejar enfriar las emociones que tengo adentro. Los días previos a la partida fueron un caos. Dejar el departamento vacío, meter nuestras cosas en cajas y bolsas. Dejar la que fue nuestra casa estos casi tres años. La primer casa de nuestras bestias, la primer casa nuestra como familia (numerosa).

Cabe aclarar que nos mudamos muy a pulmón, trajimos con nosotros lo que entraba en el auto, en nuestro minúsculo 206. Para optimizar espacio no usamos valijas, compré unas bolsas herméticas que se cierran al vacío (se engancha una aspiradora y te las deja MINIMAS!) una genialidad. Ademas llevamos el techo cargado hasta la manija.

Roma – Napoli en auto 4hs (en teoría)

Partimos. Las pibitas estaban tan cansadas que se durmieron al toque. El viaje fue tranquilo, casi sin trafico pero llegamos a Napoli un poco mas tarde de lo planeado. Frenamos un par de veces a calmar a Maite que cuando está despierta llora sin parar (una alegría infinita) y en una de esas veces perdimos una de sus zapatillas, del único par de zapatillas que teníamos a mano.

roma - napoli

Napoli – Catania en barco 12hs.

Nunu estaba copadisima con la idea de subir al barco. Le encantan todos los medios de transporte, así que la espera hasta el embarque se hizo durisima! La pibita gritando “baaaaaarca baaaaarca” fue difícil de controlar por las casi 2 horas de espera.

El barco estaba bien, teníamos un camarote con dos camas y un baño. Mas que suficiente. Una vez dentro del barco quisimos ir a comer. El restaurante era tipo buffet, estaba ok salvo por el idiota que me tocó adelante que trataba de chamullarse a los mozos para que le den porciones más grandes, mientras yo escuchaba los alaridos histéricos y en aumento de mis bestias en la mesa… el boludo seguía en pleno chamullo. Agoté mi paciencia y lo mandé a freír churros, de paso cañazo liberé un poco de estrés acumulado, bien catártico  –gracia’dio’ por el boludo de turno.

Dormir a las bestias no fue fácil, nunca es fácil, menos que menos dentro de un barco. Hicieron falta dos rotaciones de turnos entre nosotros para que caigan. El barco se movió como el zamba del Italpark. No fui muy feliz. Por suerte las pibitas ni se enteraron.

La mañana siguiente fue el infierno, tuvimos la suerte de que nos toque día de simulacro de evacuación del barco, EL UNICO día al año en que se hace simulacro, me siguen? Ese día justo me toco a mi. Alarmas por todos lados, gente que no entendía nada, las pibitas llorando OBVIO. Fue hermoso, una experiencia inolvidable -bah para el olvido.

Catania – Siracusa – Pozzallo en auto (2hs en total)

Nuevo trayecto en auto. Como teníamos que hacer tiempo hasta las 8 de la noche y eran las 10 de la mañana, decidimos frenar en Siracusa, que LINDISIMO lugar. Me enamoré. Paseamos, compramos zapatillas para las pibitas, comimos unas pizzas, dejamos a las pibitas correr en libertad por la plaza, definitivamente es un lugar al que volveremos.

Emprendimos nuevo viaje a Pozzallo, llegamos. Lindo lugar, nada que ver con Siracusa, pero ok. El mar de un turquesa que te conquista sin importar nada mas. Paseamos por la playa, fuimos a un parque para que las pibitas gasten energía… el tema es que el afán de hacer que se cansen, nos cansamos nosotros también, a esta altura no nos daba la cabeza para nada más.

catania siracusa

En la espera para el embarque al nuevo barco, tipo aliscafo o Buquebus rápido, estacionamos nuestro 206 con cuna y colchón en el techo, con bolsas que asomaban por todas las ventanas y con nosotros con casi 48s de viaje encima… sucios, sudados, cansados, ojerosos, rotos… y decidimos entregarnos a la espera. Y esperamos y esperamos bajo el sol rajante. Dejamos que las indias corran por el puerto, que se ensucien mas aún, que se cansen (pero eso nunca sucede). Al lado nuestro se estacionó un Porsche familiar, hermoso, negro reluciente. Se bajó del auto una familia de 4, todos limpios, prolijos, bien vestidos y peinados. La familia era maltesa, super simpática, nos pasaron sus datos por si necesitábamos algo, hablamos de Argentina y de Polo  (já!) (el padre es uno de lo 18 jugadores de Polo que hay en Malta) me gustó la simplicidad de la gente. Así que puedo decir que nuestra primera interacción con  malteses fue positiva. El senior del Porsche no discriminó la familia italiana con el colchón en el techo jajaja.

Pozzallo – Malta en barco (1.5hs)

Este último trecho fue una tortura. Nunú corrió, lloró, gritó y pataleó como nunca en su vida. Se hizo muy difícil. Maite se durmió en brazos del padre y a mi me tocó seguir a la pequeña demonia que corría gritando por todo el lugar. Finalmente pusieron una película y la pibita se sentó en mis brazos por intervalos de 10 minutos de calma y 10 de locura.

Hubo un momento que voy a recordar siempre. Llegando a Malta, ya de noche, se veían a lo lejos las luces de la ciudad/país. Nos acercamos a la ventana. Estábamos ahí, los dos, cada uno con una bestia en brazos y nos miramos, teníamos una mirada que era mezcla de pánico y emoción. Mezcla de alegría y tristeza. Estábamos ahí, los 4 mirando al futuro, sin saber como iba a ser, sin saber que esperar, esas luces nos daban esperanza y emoción. Felices juntos.

pozzalo malta

Reflexión:

No pude evitar pensar en tantas familias que están migrando, que escapan de sus países ya sea por guerra o hambre, pero siempre buscando una mejor posibilidad. Que distinta es nuestra situación. Que afortunados somos nosotros que lo hacemos simplemente por experimentar nuevas posibilidades y no por real necesidad. Nosotros también somos inmigrantes y nos esperan con las puertas abiertas.

Intento ponerme en el lugar de tantas madres que buscan darle una mejor posibilidad a sus familias, arriesgando sus vidas en barcos desbordantes de gente y me veo en el sillón reclinable del barco con aire acondicionado y una película en HD. Pienso que la vida es injusta. No sé bien como manejar estas emociones que me acompañaron durante nuestra migración. Me tiene muy movilizada todo esto.

 

 

Anuncios

10 comentarios en “Llegamos a Malta

  1. hermoso tu relato, tambien tuve esa sensacion de inmigrante en tu ultima parte, les mando un abrazo fuerte y muchissssimaaa suerte ,!!!!!

    Me gusta

  2. Primero y antes que nada: ¡mucho éxito en esta nueva etapa! La verdad es que es para aplaudirlos a ustedes dos: decidir mudarse con las chicas chiquitas y vivir para contarlo es toda una odisea jaja. Me encantan tus relatos, súper frescos y divertidos 🙂

    Me gusta

Que pensás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s