Somos 4!

Madre Amateur

Disculpen mi ausencia, tengo buenos motivos… SOMOS CUATRO! Nació Maite!

Ya desde la panza esta bebida decidió que las cosas se hacían a su manera, cuando y como ella decidía.

Anuncios

Casi un año de muchas cosas.

Madre Amateur

Hace un año estaba ya internada en el hospital, sin saber bien que pasaba ni porque. Faltaba un mes para mi fecha de parto pero los análisis de control no dieron del todo bien.

Estuve internada 12 dias antes de que me induzcan. Fueron días largos y grises. Me sacaban sangre cada dos días, monitoreaban al bebe dos veces por día -a veces por horas-, dos veces tuve falsa alarma de cesárea de urgencia, me pasaban medicamento por sonda todas las noches, tenia los brazos violetas de tanto pinchazo. No sabia lo que me pasaba, no me sabían dar un diagnostico preciso, estaba en un país que no era el mío, sin la contención física y presencial de mi gente.

Los de siempre, de la vida “real” estuvieron presentes gastando fortunas en llamadas a mi celular, tratando de regalarme un poquitito de calor argento. (tengo la suerte de tener amigas de fierro, de esas de siempre y que gritan al infinito y más allá).

Sin saberlo, por las redes sociales ya estaba creciendo algo, una especie de red virtual de amor. Suena medio cachongo decirlo así, pero realmente sentí eso.

Gente que yo no conocía mas allá de la virtualidad se empezó a agrupar preguntando por la mamma, ya que desde mi habitación no tenia buena señal y hace días que estaba desaparecida de la red. Por otro lado, otras mamás se consultaban entre ellas y me mandaban mails deseándome fuerza y luz, con consejos sobre como relajarme y ayudar a que mi hija y yo tengamos el parto que yo tanto había soñado. (Gracias Catalina!!)

No se como explicarles lo que se siente estar tan lejos, tan sola, aislada y de pronto un día, mágicamente mi teléfono se conecta y llueven mensajes y preguntas y consejos y abrazos virtuales. Lloré. De alegría claro.

La historia del nacimiento de Nunú es también la historia del nacimiento de muchas cosas. Con ella nací yo mamá, nacimos nosotros como familia y nacieron también nuevas amistades.

Una de mis amigas de siempre me hizo un comentario una vez, preguntándome: como es que podes llamarlas amigas, no las viste nunca. Le recordé algo muy simple, al padre de mis dos hijas lo conocí en Facebook y a un océano de distancia (nuestra historia) ¿Porqué no podría hacer amigas en tuiter?

El año pasado desvirtuamos con la Bosche. Comimos asados, tomamos mates y vimos jugar a nuestras crías en mas de una ocasión. Con Laqueloparió nos quedó el abrazo pendiente. Como decíamos: DIOS NOS TIENE MIEDO JUNTAS. 3 veces tuvimos que suspender nuestro encuentro. La semana pasada nos juntamos a jugar en una plaza con nuestras bestias, comimos helado y charlamos como siempre, eso si… nos abrazamos como nunca.

Ahora se acerca el cumple de Nuni, el 7 de abril. Y ellas, las amigas de la virtualidad, van a estar ahí para acompañarnos a soplar LA velita. Ellas, las virtuales y las reales, con sus críos y la mia, vamos a estar juntas y se me llena el corazón de alegría.

Laqueloparió se sorprende y emociona ante la invitación, a lo que solo pude responderle sos una ZOPENCA. Pocas personas estuvieron y están tan presentes en nuestro día a día como ellas. Pocas saben (y entienden) de la desesperación real de las noches de insomnio, de los días de fiebre, de la angustia que me generó el segundo embarazo, pocas conocen esos pequeños detalles y me devuelven contención y apoyo -y cada tanto me acomodan las ideas con un palazo en la cabeza- sólo como una amiga de verdad sabe hacer.

Hace un año estaba por nacer mi hija, y sin saberlo estaban gestándose fuertes amistades. La maternidad me movilizó tanto, me desacomodó todas las ideas, me dejó como bola sin manija. No entendí mas nada de nada… pero algo fue siempre claro: la contención es muy necesaria y la empatía es fundamental. No dudo que fue esa la fuerza que nos amontonó en tuiter, ahora pienso y no esta tan mal que mi hija no me haya dejado dormir por un año. A su llegada e insomnio le debo grandes amigas (incluso alguna loca fuera del #teamnoduerme 😉 )

A las de ayer, a las de siempre y a las de hoy GRACIAS POR TANTO.

 

 

Compartiendo experiencias

Uncategorized

En la semana mundial por un parto respetado, la mamá bloggera Tania de Soy la mamá de Nico, empezó esta iniciativa de compartir relatos sobre nuestros partos. Aquí abajo esta creciendo la colección de enlaces donde cada mamá puede compartir su historia. creo que es muy importante hacerlo, de esa manera aprendemos, crecemos… tomamos lo bueno y evitamos repetir lo malo. Animense a enlazar el relato de su parto!

document.write(”);

Vamos por partes

Miercoles Mudo

Me esforce muchisimo para que nuestro parto sea lo mas respetado posible. y lo loco es que lograr un parto respetado sea un esfuerzo y no algo que se de espontaneamente.
La necesidad de un cambio en nuestra forma de parir es URGENTE. como dice Michel Odent

“Para cambiar el mundo es preciso cambiar la forma de nacer”

document.write(”);

Dias post parto en el hospital

Uncategorized

Nunu nació un domingo a las 3.07 am… ya les conté del parto ACA, hoy quiero hablar de mis dias POST PARTO en el hospital.

Después de parir, lógicamente estaba agotada! y lo peor que podía pasarme es que sea domingo: había doble horario de visita. Los nuestros no vinieron a la mañana porque obviamente estaban todos cansados despues de la noche en vela, pero la flia y amigos de la vieja forra que estaba conmigo (ya les contaré porque la ODIO) vinieron a las 10 am… yo no había dormido ni una hora, Nunu estaba conmigo durmiendo… y los idiotas se acercaban a mirarla! quienes son para mirar a mi hija!?!?! Hablaban a los gritos, llegue a contar hasta 10 personas al mismo tiempo, una falta de respeto total.
Horario de visita de la tarde y vinieron todos los tanos, digo TODOS: tíos, primos, sobrinos abuelos… TODOS. fue lindo ver como la felicidad es contagiosa, si bien estaba muerta y aun sin dormir. Termina el horario de visita, los nuestros se van y la flia de la vieja forra sigue ahí! SE ESCONDIERON para que las enfermeras no las rajen… yo moría por un poco de paz! era mi primer día post parto y no me había visto ningún ginecólogo, yo quería saber si todo lo que me pasaba era normal (sangrado, ardor, tetas, etc etc) vi pasar a un doc y lo perseguí por el pasillo, lo llevé a la habitación y mandó a la mierda a todos (GRACIAS DOC!). eran las 8pm. del domingo pude dormir por primera vez desde el viernes a la noche.

// porque la odio? porque la vieja forra de 50 años primeriza, que al principio me daba ternura porque entró con preclampsia y le hicieron una cesárea que llevó a su hijo de 1,4kg a la incubadora, era una irrespetuosa de mierda! hablaba a los gritos por teléfono a toda hora, su flia y amigos venían todo el tiempo, incluso fuera de horario y se la pasaban hablando a los gritos. La odio porque cuando hablaba por teléfono decía que su hijo estaba perfecto (1,4kg y en incubadora!!!!) y que ella era la que estaba mal… la odio porque podía ir a ver a su hijo 5 veces al día, y de pedo iba 1… la odio porque incluso dormida era insoportable… roncaba como chabon borracho, la odio porque le robaron el celular de la mesa de luz y contó la historia 1 millón de veces, con los mismos gritos e intensidad, la odio porque el domingo a la noche tipo 2 am seguía gritando por su celular hasta que me calenté y le grité como nunca grité en mi vida!… LA ODIO) //

Los siguientes días se resumen en teta, y lucha contra Nunu para que coma. Siendo tan piccolina tenia que comer si o si cada tres horas y tenia que darle un suplemento. Tenia la bilirrubina alta así que estaba adormentada. Fue una lucha! despertarla no era fácil, hacerla comer… menos.Yo tenia una cantidad de leche tremenda y la picco no comía casi nada… me empecé a sacar leche y dejamos de lado el suplemento para darle biberón con mi leche. Poco a poco empezó a comer mejor.
Estuvimos internadas de domingo a jueves. No nos daban el alta por varios motivos. Ella y su maldita bilirrubina y yo y mis enzimas hepáticas y anemia. Un día esperando el alta casi me desmayo sentada. Un garrón, me dejaron adentro un dia mas por esto… lloraba sin consuelo, y una enfermera boluda me queria consolar haciendome la psicológica… primero siendo amable, y después haciendose la mala… la mandé a re cagar en español, las puteadas no necesitan traducción se entienden siempre.

http://precariestorie.wordpress.com/2012/06/26/io-odio/urlo_silvia_by_fatazucchina/

#elTano somatizó un poco el stress acumulado y el lunes post parto amaneció con fiebre. AHHHHHH pobrecito lo ODIE también a él. Juro que lo que sentí fue odio, no pude controlar mis hormonas.. yo estaba ahí en el hospital, sola, con Nunu que no estaba bien, yo no estaba bien y el se enferma… NO A LUGAR!!!!! teníamos plazo hasta el martes para inscribirla y el seguía enfermo, lo hice venir con 39 de fiebre a inscribirla (como no estamos casados teníamos que ir los dos) sino no me daban el alta y yo solo quería irme a la mierda.
Ni le hablé, ni lo miré… la furia era mas fuerte, como si fuese su culpa estar enfermo… para mi, ese día, lo era… era 100% culpa suya. Enloquecí. Me putié con las enfermeras que por 10ma vez me traían pescado para comer, siendo alergica y después de 10 días de internación no entendía como aun no les había quedado claro que no podía comerlo! me putié con la obstetra que no me vino a ver ni el domingo ni el lunes… y la idiota me dice: “atendí solo urgencias” (una mujer recién parida no es una urgencia?!)
Me putié con las parteras que me daban informacion “cualitativa” de mi situación: ezimas mejor, peor, mas altas, mas bajas…bilirrubina mejor, peor, mas alta, mas baja… y yo queria NUMEROS, CUANTO mas alta, CUANTO mejor. Putié hasta que logré que me traigan los analisis y verlos escrito. Odié a todos y al final seguro me odiaron también a mi… NO DABA MASSSS y me llevé puesto el mundo.
El jueves, resignada, ya no esperaba que me den el alta, a Nunu la pinchaban 3 veces por día para controlarle la bilirrubina, yo lloraba cada vez… volvía con su piecito negro ya de tantos pinchazos y odié a cada una de las enfermeras que la controlaban, de los ojos me salían rayos laser que les hacían agujeros en el cráneo. Me sentía una leona enjaulada a punto de asesinar a alguien. #elTano recién vino de nuevo el miércoles y pedí que nadie más venga a verme en esos días.
Odié todo lo que se relacionaba con ese hospital… no puedo ni ver el camison nuevo que me compré para mis días post parto, ni la mochila que llevé al hospital… el color celeste paso a ser color a internación y la espinaca cocida es mala palabra.
Cuanto amo estar en casa!