Casi un año de muchas cosas.

Madre Amateur

Hace un año estaba ya internada en el hospital, sin saber bien que pasaba ni porque. Faltaba un mes para mi fecha de parto pero los análisis de control no dieron del todo bien.

Estuve internada 12 dias antes de que me induzcan. Fueron días largos y grises. Me sacaban sangre cada dos días, monitoreaban al bebe dos veces por día -a veces por horas-, dos veces tuve falsa alarma de cesárea de urgencia, me pasaban medicamento por sonda todas las noches, tenia los brazos violetas de tanto pinchazo. No sabia lo que me pasaba, no me sabían dar un diagnostico preciso, estaba en un país que no era el mío, sin la contención física y presencial de mi gente.

Los de siempre, de la vida “real” estuvieron presentes gastando fortunas en llamadas a mi celular, tratando de regalarme un poquitito de calor argento. (tengo la suerte de tener amigas de fierro, de esas de siempre y que gritan al infinito y más allá).

Sin saberlo, por las redes sociales ya estaba creciendo algo, una especie de red virtual de amor. Suena medio cachongo decirlo así, pero realmente sentí eso.

Gente que yo no conocía mas allá de la virtualidad se empezó a agrupar preguntando por la mamma, ya que desde mi habitación no tenia buena señal y hace días que estaba desaparecida de la red. Por otro lado, otras mamás se consultaban entre ellas y me mandaban mails deseándome fuerza y luz, con consejos sobre como relajarme y ayudar a que mi hija y yo tengamos el parto que yo tanto había soñado. (Gracias Catalina!!)

No se como explicarles lo que se siente estar tan lejos, tan sola, aislada y de pronto un día, mágicamente mi teléfono se conecta y llueven mensajes y preguntas y consejos y abrazos virtuales. Lloré. De alegría claro.

La historia del nacimiento de Nunú es también la historia del nacimiento de muchas cosas. Con ella nací yo mamá, nacimos nosotros como familia y nacieron también nuevas amistades.

Una de mis amigas de siempre me hizo un comentario una vez, preguntándome: como es que podes llamarlas amigas, no las viste nunca. Le recordé algo muy simple, al padre de mis dos hijas lo conocí en Facebook y a un océano de distancia (nuestra historia) ¿Porqué no podría hacer amigas en tuiter?

El año pasado desvirtuamos con la Bosche. Comimos asados, tomamos mates y vimos jugar a nuestras crías en mas de una ocasión. Con Laqueloparió nos quedó el abrazo pendiente. Como decíamos: DIOS NOS TIENE MIEDO JUNTAS. 3 veces tuvimos que suspender nuestro encuentro. La semana pasada nos juntamos a jugar en una plaza con nuestras bestias, comimos helado y charlamos como siempre, eso si… nos abrazamos como nunca.

Ahora se acerca el cumple de Nuni, el 7 de abril. Y ellas, las amigas de la virtualidad, van a estar ahí para acompañarnos a soplar LA velita. Ellas, las virtuales y las reales, con sus críos y la mia, vamos a estar juntas y se me llena el corazón de alegría.

Laqueloparió se sorprende y emociona ante la invitación, a lo que solo pude responderle sos una ZOPENCA. Pocas personas estuvieron y están tan presentes en nuestro día a día como ellas. Pocas saben (y entienden) de la desesperación real de las noches de insomnio, de los días de fiebre, de la angustia que me generó el segundo embarazo, pocas conocen esos pequeños detalles y me devuelven contención y apoyo -y cada tanto me acomodan las ideas con un palazo en la cabeza- sólo como una amiga de verdad sabe hacer.

Hace un año estaba por nacer mi hija, y sin saberlo estaban gestándose fuertes amistades. La maternidad me movilizó tanto, me desacomodó todas las ideas, me dejó como bola sin manija. No entendí mas nada de nada… pero algo fue siempre claro: la contención es muy necesaria y la empatía es fundamental. No dudo que fue esa la fuerza que nos amontonó en tuiter, ahora pienso y no esta tan mal que mi hija no me haya dejado dormir por un año. A su llegada e insomnio le debo grandes amigas (incluso alguna loca fuera del #teamnoduerme 😉 )

A las de ayer, a las de siempre y a las de hoy GRACIAS POR TANTO.

 

 

Anuncios

Feliz dia Amigos!

Postino

20 de julio – Hoy se festeja el día del amigo en Argentina.

Y estoy lejos de todos mis amigos, y estoy melancolica y hormonal asi que me voy a permitir ser cursi.

Porque pienso en todos uds, mis amigos de toda la vida y los de hace poco. En aquellos con los que quizas comparti poco tiempo, y asi como la vida nos cruzó, nos desencontró. pienso en todos, invoco recuerdos y me dan unas ganas locas de estar por mis pagos, compartiendo mates en el rio, birritas despues y un buen asado. hoy si que extraño Argentina.

Asi que siguiendo la onda emotiva y nostalgica, no podia faltar la cancion de los Enanitos verdes que tantas veces habremos cantado abrazadas, con acné y aparatos fijos.


Agradezco a Skype, FaceTime y Whatsapp por hacerme sentir menos la distancia. A Twitter y Facebook por acercarme a muchas locas lindas que tambien me acompañan.

A TODOS UDS… FELIZ DIA!

Compartiendo experiencias

Uncategorized

En la semana mundial por un parto respetado, la mamá bloggera Tania de Soy la mamá de Nico, empezó esta iniciativa de compartir relatos sobre nuestros partos. Aquí abajo esta creciendo la colección de enlaces donde cada mamá puede compartir su historia. creo que es muy importante hacerlo, de esa manera aprendemos, crecemos… tomamos lo bueno y evitamos repetir lo malo. Animense a enlazar el relato de su parto!

document.write(”);

Vamos por partes

Miercoles Mudo

Me esforce muchisimo para que nuestro parto sea lo mas respetado posible. y lo loco es que lograr un parto respetado sea un esfuerzo y no algo que se de espontaneamente.
La necesidad de un cambio en nuestra forma de parir es URGENTE. como dice Michel Odent

“Para cambiar el mundo es preciso cambiar la forma de nacer”

document.write(”);

Parto inducido con final feliz

Madre Amateur

Tengo ganas de escribir sobre tantas cosas que viví en las últimas dos semanas! Pero hoy me quiero concentrar sólo en el parto, antes de que este creciente enamoramiento borre de mi memoria esos pequeños detalles que no quiero omitir.

Nos internaron un jueves, porque tenía muy altas las transaminasas y me dijeron que era peligroso para ella. De ahí en adelante pasamos 10 días de remedios, sueros con más medicación, monitoreos dos veces al día y análisis de sangre a diario. Mi hígado funcionaba tan mal que las vías que me ponían para pasarme el suero se cerraban y cada vez era hacer un “agujero” nuevo. A los 3 días tenia los brazos negros y con más agujeritos que un colador.

Un día, haciendo la ronda de la mañana un médico viene y me pregunta:

querés que te induzcamos hoy? – Así nomás como quien te pregunta si querés coca light o común.
Lo miré con mi peor cara de desconcierto y le dije que no era una decisión mía, que yo estaba ahí bajo control médico… y que eran ellos quienes deberían evaluar la situación y tomar decisiones. Y agregué que si no era riesgoso para ella yo prefería esperar, ya que me habían dicho que era muy chiquita aun para sacarla. Respuesta: ah ok, como quieras, esperamos. WHAAAAAAAAAAAAAT!?! Nunu nació una semana después y aún era micro!

Pasaron los días, y mi ginecólogo me venía amagando que hoy, que mañana, y así… yo estaba volviéndome loca, el stress no me ayudaba en lo más mínimo. Me dieron un ultimátum para el sábado 6, donde según ellos ya habría cumplido la semana 37 y no era riesgoso para ella.

La noche anterior al parto tenía la presión por las nubes, como nunca en mi vida. Me medicaron y controlaron toda la noche, así que casi ni dormí.

Sábado 6 a la mañana, viene una obstetra (no médico, de profesión obstetra) y me dice: no sé si te inducen hoy, te tenemos que hacer una ecografía. 15 minutos después viene otra y me dice: lista?! Vamos a sala de parto. Qué manera de jugar con las emociones de una!!!! Esta gente no entiende nada de lo necesario que es que una mamá llegue al parto confiada y tranquila. (Pero es capítulo aparte que ya tratare)

Así que llamo a Fabry y le digo que se venga para el hospital. Me visita el medico (léase me revuelve por adentro para ver como tenía el cuello del útero) Por suerte la noche anterior había leído un artículo en la página de El  parto es nuestro sobre inducciones que me ayudó muchísimo a exigir un parto más respetado. LINK

Vista desde el box parto (que obvio que ni vi! jaja)

Mi médico me quería inducir directamente con goteo de oxitocina. Me negué. Hice preguntas y dije… mi cuello del útero no está preparado para oxitocina, podríamos empezar con gel? Y así fue.
10.45 primer aplicación de gel. La teoría dice que después de cada aplicación de gel se deben esperar al menos 6 horas, si no hay dilatación o contracciones de trabajo de parto, repetir aplicación, con un máximo de 4 posibles aplicaciones, ANTES de recurrir a otros métodos de inducción.

Pasadas 3 HORAS me llaman de nuevo a sala de parto. Estaba con contracciones, pero no eran TAN fuertes, me las bancaba bien, eran regulares. No entendía el porque del llamado. Y cuando llego el doc me dice: rompemos la bolsa así apuramos? Nooooooooooooooo!!!!!

Tenía solo 4cm de dilatación y mi cuello aún estaba centrado. Le pregunto al doc,

yo: cuál es el apuro!? 
doc:… y bueno… las transaminasas… bla bla…
yo: esperamos 10 días y no podemos esperar 3 horas más!? Así de urgente es?! 

doc:… ok, como quieras… esperamos. (Se enculó!) Después de eso no lo volví a ver. (Por suerte)

3 horas después, segunda aplicación de gel. Al rato las contracciones eran súper regulares e intensas… MUY intensas.

Cuando me vuelven a controlar, después de 3 horas de ver estrellas… tenía una dilatación de 8cm y el trabajo de parto había empezado. Eran las 9 de la noche, creo.

Yo iba con la idea de no usar epidural. Me olvidé de un detalle. Tengo un problema de columna, en la zona sacra, que hacía que de base tenga un dolor constante intolerable… y en cada contracción veía todo negro del dolor. Así que pedí me que pongan epidural.

En el box parto estábamos Padredemihija, la obstetra Enrica y una estudiante de obstetricia Livia .

Papá aburrido se disfrazaba
LAS AME! Fueron la diferencia.

Entre las pocas cosas buenas del hospital al momento de parir es que no hay médicos en el box parto, y que una elije la posición para parir. Del dolor que tenía en la zona sacra, incluso con la anestesia, no podía estar en pie, ni caminar, ni cuclillas ni nada. (Además estaba siempre con el monitor enchufado! Protocolo por parto inducido. Una fiaca) Así que parimos acostadas sobre el costado izquierdo. Y fue perfecto! El dolor en la zona sacra no se sentía tanto y me permitía pujar con más fuerza.

Me dejaron sola con padredemihija luces apagadas y mucha tranquilidad hasta que yo decida cuando pujar. Las contracciones eran fuertes, se sentían… y respirábamos juntos visualizando como se iba abriendo el canal de parto, mandando la exhalación hacia el sacro para aliviar el dolor… y así pasaron las horas…la bolsa se rompió sola, y el liquido salió poco a poco… fue mas bien tipo fisura. Creo que eso ayudó mucho al parto.
Tipo 1 vuelven y me dicen: ya casi esta! La cabeza está acá… la pude tocar. Y comenzamos a pujar. Fueron dos largas horas… pujaba pero volvía para atrás. Pensaban que tenía vuelta de cordón, pero no.

Hasta que en un pujo, saque fuerzas de no sé dónde y salió su cabecita. Toda gris… pegajosa… hermosa! Frenamos… respiré y el cuerpito salió solo! Me habían dicho de esperar porque por protocolo debe haber un médico al momento del nacimiento… pero ella no quiso esperar más y salió solita, cayó en las manos de Livia.

3.07 estábamos las dos juntitas. Me la poyaron sobre la panza. Tenía cordón corto, por eso retrocedía, y por eso no podía llegar hasta mi pecho. Esperaron a que no lata más el cordón y cortaron. (Papá estaba blanco y no quiso saber nada con cortar el cordón)

Se fué con Papá a controlarla con el pediatra y a mí me faltaba expulsar la placenta.

Nunu al ser tan chiquita 2.380kg necesito dos horitas de incubadora, la trajeron al lado mío… me dejaron en una cama en observación por dos horas… y nos miramos y miramos todo ese tiempo… yo la acariciaba pero ella quería comer, la veía boquear y me moría por darle teta, pero teníamos que esperar.

A las 6 volvimos a la habitación y dormimos juntas por primera vez, abrazadas en la cama. Me enamoré!

NOS AMAMOS!