y un día… durmió

Madre Amateur

No se cuantas veces escribí sobre la falta de sueño, sobre lo poco que hija1 duerme, etc… por eso pienso que se les debo este post, a uds, los locos que me leen y me han aguantado puteando bajito y fuerte en mis interminables noches en vela. Así que hoy vengo feliz a contarles HIJA1 DUERME.

Colechamos

Madre Amateur

Ayer hablando con una amiga, que esta esperando un bebe –Hola Tani!- me preguntó sobre el colecho y como nos sentíamos nosotros al respecto. Prometí mandarle información que nos resultó ultil a nosotros. Me motivó a compartir nuestra experiencia.

Colechamos desde el día que nació. En el hospital dormía en la cama conmigo, algunas enfermeras se horrorizaban y me hablaba de los peligros que eso traía, y otras me miraban con ternura y me decían: no hay mejor lugar para el bebe que junto a su mamá. Como en todo este baile de la maternidad el colecho no está exento de las dos campanas, lo fundamental es informarse y elegir.

Cuando llegamos a casa, la primera noche de los 3 bajo el mismo techo, el padredemihija estaba enfermo! (ya exprese mi odio en otro post) así que durmió en el sillón y nosotras disfrutamos de las comodidades de la cama matrimonial. Pero después de unas 3 noches, se sumó a la cama y pobrecito durmió tan preocupado por no aplastar a Nunú que casi se cae de la cama varias veces por dormir TAN en el borde. Asi que al día siguiente ya estaba estudiando como solucionar el tema.

Asi fue como transformamos nuestra cuna en cuna colecho. Para nosotros fue una gran solución, Nunú come muy seguido, cada dos horas, incluso hoy a los 5 meses… y al estar en la cama, no me desvelo para alimentarla, es una cosa casi automática que ocurre en estado pseudo-zombie, tanto es asi que me cuesta recordar cuantas veces me desperté para darle teta.

cuna colecho

MI experiencia y opinión personal: COLECHO ROCKS! Y creo fuertemente que debe ser algo con lo que ambos padres se sientan cómodos, el “hasta cuando” se va viendo en el camino y lo van decidiendo juntos. Una pregunta que todos se hacen y nadie se atreve a hacer en voz alta es: ¿Qué pasa con la intimidad, qué pasa con el sexo?
Siempre digo que hay que definir la palabra intimidad: y para nosotros, como momento intimo, no hay nada mas fuerte e intimo que colechar. Estar los tres en la cama como familia, como núcleo, me emociona hasta las lagrimas. Como pareja, nos unió mas que nunca, dormir con nuestro bebé nos da ese orgullo/satisfacción de un día sobrevivido un día mas con Nunú, y después viene la recompensa mas bella que es despertar con esa cosita al lado, que te regala sonrisas a roletes y se te acurruca buscando el calor de tu cuerpo.
En cuanto al sexo, que solo representa una parte de lo que para mi es intimidad. Cintia @cincgl -amiga y bloggera-  dijo una vez: para “coger hay que tener ganas”, lo demás se arregla. Y es así. El sillón es un gran aliado, o la cama cuando bebe está dormido (si esta dentro de su cunita colecho su colchón no se mueve, jeje) sino lo dormis en el cochecito y lo dejas al lado… hay opciones, se buscan. E incluso está bueno, reaviva un poco la cosa, te pone creativa, porque el sexo post parto es todo una aventura! Es re lindo el reencuentro, bah para nosotros fue como ser adolescentes otra vez. Para muchas personas es difícil porque esperan que todo vuelva a ser como antes y es un error,
¡NADA vuelve a ser como antes. TODO es MEJOR!
colecho
No quiero dar recomendaciones de como colechar, ni mencionar las ventajas y desventajas porque no me considero ninguna experta. Asi que les comparto links que me resultaron utiles.
Les dejo este lindo boton diseñado por Sarai Lamas.

Siempre amanece

Madre Amateur

Algunas noches, cuando no te dormís y llorás y pataleás y me hacés caminar de una punta a la otra de nuestra pequeña casa, cierro los ojos y me acuerdo de la sensación que me da despertar con vos a mi lado. Y junto un poquitito de coraje que me dura los próximos 500 metros de pataleos.

Tantas otras noches, en cambio, pasadas de las 3 de la mañana esa imagen ya no alcanza y enloquezco y te dejo sobre la cama, corro al living y grito como una loca mientras la que patalea soy yo. Esas noches pienso ¿Quién me mandó a hacer esto? ¿Porqué es TAN difícil? Me voy a dormir frustrada, con los brazos exhaustos de tanto pasearte con tus casi 6kg, frustrada porque otra noche más no pude ducharme, porque estoy tan cansada que me repito en la cabeza: HIJA UNICA.