y un día… durmió

No se cuantas veces escribí sobre la falta de sueño, sobre lo poco que hija1 duerme, etc… por eso pienso que se les debo este post, a uds, los locos que me leen y me han aguantado puteando bajito y fuerte en mis interminables noches en vela. Así que hoy vengo feliz a contarles HIJA1 DUERME.

¿Cómo pasó?

Creo que fue después de que estuvimos con Maite internada. La segunda noche, como la primera, caminaba yo de una punta del pasillo a la otra tratando en vano de hacer dormir a la bestia, eran ya como las 3am y TODOS los bebitos del reparto de pediatría dormían, pero la mía no. Obvio. Yo lloraba, obvio. No daba mas del cansancio, del estrés, estaba arruinada. En un momento me siento en un banco a la entrada del pabellón, se me acerca la enfermera y me dice estas dulces palabras que hicieron que se me caiga una ficha:

“ay señora  nunca vi una madre tan estresada ni una bebita con tantos problemas para dormir”

y esto salió de la boca de una vieja enfermera que seguramente vió más de una madre estresada y más de un bebito sin dormir. Mientras de mis ojos sólo salían lagrimas mudas y un rayo láser imaginario que yo esperaba que le sobre-caliente el cerebro a esa enfermera forra y se lo haga explotar por las orejas, logré decirle: “ésta es la que se duerme fácil, la difícil está en casa” y así, sin más, me levanté y me fui con la esperanza de escuchar como le reventaba la cabeza a la vieja zorra.

hosp1

paso 1: Determinación.

Como les decía, algo me hizo clic. No podíamos seguir viviendo así. Cuando nos dieron el alta, le anuncié al tano que las cosas iban a cambiar jodidamente en casa. Y si, lo anuncié, no di lugar al dialogo, me puse muy firme.

paso 2: Retroceder nunca, rendirse jamas.

Con el mismo envión con el que volví del hospital decidí dar de baja a la etapa colecho con hija mayor. Armamos su camita, hermosa, linda, y desde ese día en adelante ella durmió ahí. Y por nada del mundo la dejamos volver a nuestra cama. Funcionó. Su cama con sus sabanas, con su espacio, lo aceptó como propio y durmió sus siestas y las noches mucho mejor.

paso 3: Hablar mucho del tema.

Hablé mucho con ella de su cama y sus cosas, y que iba a dormir sola, que mamá estaba cerca si me necesitaba, etc etc. Supongo que eso también sirvo, porque ahora ella muy feliz dice cama Nunú, cama mamá, señalando las respectivas camas.

paso 4: invocar a los dioses.

Después de 2 años de no dormir, a pesar de mi activo ateísmo le hice ofrendas a todos los dioses de todas las religiones. Tengo una deuda celestial con muchos, porque la pibita durmió.

paso 5: cambio de hábitos.

Quizás este sea el paso más importante. soy de naturaleza nerdoide, ante cualquier cosa me siento a leer. Con esto de que las nenitas no dormían me he leído un par de libros y unas decenas de articulos al respecto.

Me siento insultada por esos videos en donde algunos padres muestran como sus hijos se duermen con una canción absurda y panuelitos de papel en la cara.

A aquellos que me han dicho: probá con el baño que las relaja, ponele aceite esencial de pindonga… pues NO: a mis hijas no las relaja, las deja enchufadas a 220 y colgadas del ventilador de techo gritando cual tarzan, y salvo que el aceite sea endovenoso, no creo que haga efecto. He probado todo lo que sea legal menos a Estivill y su “Duérmete niño” (que dicho sea de paso, debería ser ilegal).

Así que les cuento que es lo que hago con mi bestia mayor. En contra de todo libro/articulo que leí, hice del dormir un juego a su estilo: a todo trapo y excitación. Vamos a la cama saltando, gritando tirándonos juguetes por la cabeza, corriéndonos y escondiéndonos. En fin… haciéndola descargar energía al mango.

Pasada la locura, elegimos un libro y nos acostámos a leer, juntas en su cama.

Pasó por etapas, etapas de querer leer un cuento, otras de jugar con el ipad, cantar canciones y ahora estamos pasando por la etapa escribir con la linterna en el techo. Compramos una linterna a dinamo en Ikea y con eso hacemos garabatos en el techo de la habitación oscura.

Hemos mejorado ampliamente. Pasamos de 1.30h promedio para hacerla dormir a 40min. TODO UN AVANCE. Lo mas importante es que duerme de corrido. Si si señores… de corrido!

De todas formas esta hija2, que pide teta una vez por hora a la noche, no vaya a ser que esta madre que les escribe tenga UNA cosa fácil. La cagada es que ya me quedé sin dioses que extorsionar. 😛

nunca me sentí tan identificada con una imagen sobre maternidad.
nunca me sentí tan identificada con una imagen sobre maternidad.

 

Anuncios

10 comentarios en “y un día… durmió

  1. Vamooooo!!! Ese día tenía que llegar por fin! Me pone requete feliz. Una cosa a la vez, che (lo de nunú es LA NOTICIA) … ya va a llegar la redención con la bestia2. Sí se puede! Sos mi ídola.

    Abrazote.

    Pd: vieja de mierda

    Me gusta

  2. ¡Hurra! Como el destete, depende un poco de nuestra determinación, ¿no? Acá también el sueño de corrido vino con el fin del colecho… No te cuento cómo fue la noche de anoche, pero bueno, nada es lineal, ¿no? ¡Viva Nunú! ¡Viva vos!

    Me gusta

  3. Je, yo creo que a pesar de la forritud de la señora enfermera, algo de su comentario ayudó a que te hiciera el click, no? Ayy si uno supiera/tuviera la receta mágica para todos los asuntos de los hijos no necesitaríamos extorsionar al cielo completo! Bessoss!

    Me gusta

Que pensás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s