Amsterdam – Lado B

Quiero contarles lo que no les conté del viaje a Amsterdam. Pero no estoy hablando de la parte “alocada” de un viaje sola a una ciudad pirata, me refiero a otra cosa. El viaje fue una cosa programada con muchiiiiiiisimo tiempo. Habíamos hablado con el tano del tema y estábamos muy de acuerdo en que nos haría bien a todos. Pensábamos que Maite a esa altura estaría comiendo y que no seria tan difícil para él quedarse con ellas. ERROR1

Screen Shot 2015-05-23 at 09.59.37
Maite no quiso comer nada de nada, desde los 5 meses estuvimos intentando que coma sólidos y tuvimos muy poco éxito. Desde los 3 que queremos darle mamadera con mi leche, con leche de formula e incluso mamadera con agua y no hubo caso. El Operativo Amsterdam falló rotundamente. El día que me fui Maite no aceptaba ningún tipo de comida que no sea YO: teta, mi leche desde MI teta. Ni siquiera desde una mamadera. Pensamos que iba a ser una buena oportunidad para que Maite empiece a incorporar alimentos, “Si tiene hambre va a comer” dijeron muchos. ERROR2

Maite no comió. No tomó agua, sólo lo mínimo indispensable. Hizo huelga de hambre de 3 días. La familia de Fabrizio (padres y hermana con marido e hijos) Se instalaron en casa a hacer apoyo moral, emocional y físico ante esto. Tengo mucha suerte de contar con una familia política tan gamba, ellos me alentaron y motivaron para que vaya al viaje y descanse un poco. Tengo mucho que agradecerles. Así que la vida del tano esos 3 días consistió en hacer comer/beber a la piccola como sea mientras los demás se encargaban de entretener a Nunú, cocinar y ayudar en lo que sea. La noche anterior al viaje, me invade un sentido de culpa, de esa culpa maldita que sale de adentro de una casi que junto con la placenta después de parir y NO SE VA NUNCA MAS. Así que me quedé cocinando hasta como las 2 de la mañana, pepas de membrillo como le gustan al tano y bizcochitos de los que le gustan a Nunú entre otras cosas. A las 5 me despierto para darle teta a Maite leche ZZZazz!!! la siento y está caliente. 37.2… Desesperada no se que hacer, le digo al tano: No voy. esta con fiebre. “pero andá! 37.2 no es fiebre. es un toque” ERROR3

Me fui, dejando mis piccolas, dejando mi nomarido y cargando una mini valija con mis cosas junto a una enorme mochila de culpa y preocupación que me acompaño los 3 días. La fiebre no pasó, sino que subió. Estuvo tres dias con fiebre, sin comer ni beber. Y yo, que venía con el agite de dar teta mil veces al día empecé a sentir esa ausencia fisicamente. Pero estaba preparada, entre mis petates viajé con un saca leches eléctrico. Así que entre una caminata y otra, antes de salir, después de comer, antes de dormir y básicamente cuando podía, corría a la habitación a descomprimir mis lolas… tuve un dolooooorrrrr, una molestia tan grande que no podía ni usar corpiño. Imaginen que entre 67 madres, mis tetas fueron tema de conversación: “Buen día, cómo estas? cómo están tus tetas?” era una pregunta habitual. Mucha simpatía y empatía ante esta situación. Mis compañeras de habitación fueron unas genias y un super aguante. Pero bueh, sobrevivimos, pasaron los 3 días, me divertí muchísimo más allá de todo esto. Volví. Cuando abro la puerta de casa y la veo en brazos del tano, le digo: no te diste cuenta de que esta llena de manchas rojas? “pero noooo, son los efectos de Amsterdam y sus drogas, no tiene nada”. ERROR4

Arrancamos el lunes yendo a la guardia a llevar a mi bebita enojada, que había decidido no sonreírme nunca mas, a la guardia. Había agarrado la sexta enfermedad. Una enfermedad que presenta fiebre 3 días y manchas en el 4to, JUSTO en los 3 días que yo estaba de viaje. Screen Shot 2015-05-23 at 09.58.47 Si bien llegué a casa y desarmé la valija, la mochila gigante de culpa me acompañó muchos días/semanas más. Bebita siguió enojada otros 10 días. Quizás con justo motivo. Un poco la entiendo. Volvimos a la guardia dos veces mas porque se agarró otras cosas. Y acá estamos. Maite está comiendo mejor, sigo sin poder destetarla. Pero eso es tema de otro post. Lo importante es que para el próximo viaje ya va a estar mas grande 😉

Anuncios

6 comentarios en “Amsterdam – Lado B

  1. Me encantó este post! Ay la culpaaaaa… maldita mochila pesada!
    Mi familia política piensa que soy una madre abandónica, pero quien me quita lo summiteado?
    Lo más doloroso es el enojo de los hijos… pero por suerte, haciendo buena letra y con dosis extra de mimitis, desaparece en unos días.
    Matias nunca tomó mamadera (probamos todos los tipos, formas y tetinas existentes) ni agarró el chupete. ¡Yo fui su mamadera y chupete viviente por 14 meses! Y estaba tan gordo como tu Maite-bola… quiere decir que somos buen alimento.
    Beso

    Me gusta

  2. ayyyy si! esta bueno saber que no somos las únicas mamaderas con patas. ya pasara. no pierdo la esperanza. se hace un poco cuesta arriba por momentos, pero reconozco que día a día veo que otras cosas van resultando mas sencillas. besoteeee

    Me gusta

  3. Holaaa! Te leí cuando publicaste esto pero no me había podido sentar a escribirte. Me imagino te cara y tus sentimientos cuando volviste del viaje. Esa sensación de “para qué me fui???”. Durísimo el regreso, pero me imagino que a pesar de todo el viaje valió la pena.
    Me voy a comentarte los otros post, que también los leí desde el celu 🙂 besos!!

    Me gusta

  4. el viaje genial, si… lo volvería a hacer?… mmm supongo que si, pero no estoy segura. hija2 era muy chica y muy dependiente de mi. El anio que viene estará mas grande 😉

    Me gusta

Que pensás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s