Como extrañaba Bs As fui a la municipalidad de Roma

Uncategorized

Estaba empezando a extrañar, así que con Fa fuimos a la municipalidad de Roma, un lugar que me recuerda tanto a casa… Esta historia empieza en nuestra previa visita a Roma, pero a no preocuparse… trato de ser breve.

Agosto 2012:

Calor horroroso – 35 a la sombra – viento tipo secador de pelo en la cara. Ni una nube en el horizonte. Digamos que un día en que una persona normal dice: HOY NI A PALOS voy a hacer trámites… pues nosotros fuimos!
Fa tenía que hacer el cambio de domicilio, de un municipio a otro y de paso queríamos averiguar por el tema del casamiento entre tanos y sudakas.
La municipalidad es un edificio enoooooooorme…. que ya a la puerta tiene indicaciones como un parque de diversiones con flechas que van para todos lados y el cartel de “Ud. esta Aquí”, que obvio no se entiende dónde.

Logramos encontrar la parte del edificio pertinente y llegamos a una sala llena de lo que para mí eran boleterías, con vidrio (blindado?!) En fin… en una de tantas había un cartel impreso en hoja A4 pegada con cinta scotch, tipografía Arial, que decía: “informazioni cambio di residenza”. Del otro lado del vidrio… nessuno – nadie! y en la fila estaba esperando un buen hombre con una tremenda cara de traste que cuando ve que nos unimos a su sufrimiento nos dice gesticulando para todos lados que hace 20 minutos que espera y que no hay nadie. Tooooodas las otras ventanillas (unas 8) tenían personal y nada que hacer, ni una persona en fila. Mientras esperábamos a esta mítica persona me acerco a la cartelera que se titulaba “cittadini stranieri” (para mí!) y me pongo a leer que decía… de pronto me entusiasmo porque veo que hay un cartel que dice clases de italiano gratuitas para extranjeros… cuando veo la fecha decía 2 de octubre de 2003. El cartel más actual tenia fecha 2008.

Pasados unos 20 minutos llega esta señora y empieza a hablar con el primer cliente. Entretanto llega una petaca que al mejor estilo argento (o tano?) se manda adelante nuestro y dice, solo quiero hacer una pregunta (la pu* madre! TODOS queremos hacer preguntas, Bolu!!!! Por eso estamos en la fila de INFORMACION!) Y se queda adelante. me sorprende que nadie diga nada. Yo estaba con un humor que ni les explico. Por suerte la señora detrás del vidrio nos llama a nosotros primero. Fa explica que quiere hacer cambio de residencia.

Mítica señora a cara de póker:: no se puede, el señor se llevó el último formulario.
Nosotros con mandibula al piso y ojos abiertos cual dos de oro: y ahora?!

Ella con su misma cara de póker: a esperar que lleguen más formularios.

Así es que una vez más… a esperar. Llegan las fotocopias, Fa completa y la señora después de todo el quilombo le dice: ah si querés lo podes hacer por mail o mandar un fax…. (AHORA LO DECIS?!?!!?!?)

Noviembre 2012

Llega una carta certificada de la municipalidad de Roma diciendo que se había extraviado los papeles de Fa, y que debía iniciar el trámite nuevamente.
Fa… a km de distancia desde Buenos Aires echaba humo por las orejas. Intenta hacer el trámite Online y obvio no funcionaba el sitio.

Hace unos días – Diciembre 2012

Llueve a cantaros! hace un frio tremendo… y nosotros a hacer tramites (sabemos elegir el día eh!)
Volvemos a la muni! para mí un viaje a lo conocido, a ese caos tan familiar, a esa sensación natural de impotencia que tiene una cuando se enfrenta a la burocracia porteña… aaahhh… ese calor de hogar… estoy contenta.

Después de buscar estacionamiento por 30 minutos, entramos al edificio con todos los papelitos ya listos, impresos y completos, cosa de agilizar la visita lo más posible… ja! que ilusos!!!
Ventanilla de desinformación: fila de 10 personas, mítica señora. Todas las otras ventanillas de charla con café, nosotros esperando. Llegamos a la ventanilla, Fa presenta todo y la señora lo mira, le da un número y le dice que espere.
Esperamos una hora y media más en una silla congelada, mirando un puerta por donde debíamos entrar. Y notamos que todos los números llevaban al mismo “sportello” (ventanilla) la 4… Es decir, que la 1, 2 y 3 bien gracias.
Finalmente nos toca a nosotros, entramos y vemos que había hasta 6 “sportellos“… pero la gente no trabajaba. Vuelvo a ver la cartelera de “cittadini stranieri” y estaba actualizada! bah… es un decir, habían sacado los papelitos de 2003, el más nuevo sigue siendo de 2008.
Tramite finalizado, salimos de ahí y nos fuimos a tomar un cappuccino con un cornetto… yo estaba famélica!! No había desayunado y para esa hora era el almuerzo.
Como verán la influencia italiana en argentina es EVIDENTE.

Yo no dejo de preguntarme… que hubiese pasado si no hubiésemos ganado durante las invasiones inglesas?

Anuncios

7 comentarios en “Como extrañaba Bs As fui a la municipalidad de Roma

  1. Graaaacias Mamma o mamá por tu comentario! yo nunca estuve en Italia, pero viví un tiempo en España y uno descubre que somos herederos de su burocracia fatal. Parece que ponen a prueba la necesidad de uno de hacer el trámite! me gustó mucho como escribís!

    Me gusta

  2. Jajaja que risa! Yo siempre soñé con trabajar en alguna municipalidad y ser la única que SI trabaja, y SI solucionar problemas, etc…

    Me gusta

  3. Mis visitas al Consolato de Italia en Stuttgart son de cuento. Las filas que hace la gente a pesar de tener sacado papel con turno, los gritos de la gente que dice que va a renunciar a la ciudadania italiana para quedarse con la tedesca, los italianos diciendo que si quiere ser tedesco se vaya y que deje su lugar a quien sí quiere ser italiano y está en la fila, los que critican la ineficiencia y burocracia italiana y los nostálgicos que dicen “si nosotros hablamos mal de Italia, entonces ¿quién hablará bien?”
    Hice mi ciudadanía viviendo en Alemania, traje todo listo desde Argentina (partidas de nacimiento/casamiento y defunción de toda la linea materna, traducciones, apostillas, etc) y estuve renegando 6 meses porque me atendía una persona en el Consulado que decía ser el responsable de Ciudadanías, hasta que una vez me di con la responsable (la horrible Frau Rizzo) y este señor no era más que su secretario y escribía en la PC CON UN DEDO… Me lleno de paciencia cada vez que voy a ese consulado del infierno, entro y es como abandonar el territorio alemán y entrar por unas horas a territorio italiano(eso se tarda un trámite, nunca menos de dos horas).
    Tema aparte, cuando fui a buscar un certificado de soltería para poder casarme en Alemania, mi esposo tuvo que salir antes del trabajo (atienden hasta las 14:00) y cuando llega para firmar mi declaración de que yo era soltera y no tenía ni hijos ni matrimonios anteriores, la secretaria le dice: “Non parlo il tedesco”. Habló todo el tiempo en italiano y mi marido me miraba anonadado, como buen alemán, sin poder entender los límites extensos de la ineficiencia que manejan.
    Cuando uno necesita partida de nacimiento tiene que enviar carta a Italia y amablemente el señor de la comuna lo envía. ¿¿¿¿¿¿Para qué corno tenemos un consulado?????

    Me gusta

  4. jajajaja Maria cuanto te entiendooooo! vivir en italia es un poco eso. ese caos continuo y constante, parte del folklore. mucha paciencia y amor. jajaja

    Me gusta

Que pensás?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s